Técnica de la cadena

Lubricación de las cadenas

Función de la lubrificación

  • Introducir el fluido entre las superficies en contacto para reducir el desgaste y evitar agarrotamientos.
  • Proteger la cadena contra la corrosión.
  • Reducir el ruido, interponiéndose entre las superficies sometidas a los golpes.
  • Evacuar las calorías procedentes de la energía y contacto de los componentes.

La prelubricación permite:

Que la cadena esté protegida contra la corrosión hasta que sea instalada por el usuario. La cadena no debe estar expuesta a la intemperie. La prelubricación es efectivo durante 6 meses para cadenas almacenadas al abrigo. Deberá ser completada por una lubricación hecha por el usuario y prevista desde la concepción de la instalación. Hay que notar que la prelubricación es compatible con todos los aceites minerales.
Somos capaces de proponer lubricantes apropiados en función de sus restricciones específicas.

Método de lubrificación:

La elección de un lubricante adecuado depende en primer lugar de la modalidad de lubricación. Básicamente existen cuatro tipos de lubricación:

1- manual (cepillo, engrasador…),
2- por goteo,
3- por inmersión en baño de aceite,
4- por presión (pulverización con eventual filtraje y enfriamiento del aceite).

En transmisión de potencia, cualquiera de estos cuatro tipos de lubricación puede ser empleado aunque la selección
final dependerá del tipo, paso y velocidad de la cadena. En elevación o transporte, habitualmente se emplea la
lubricación manual y el goteo pero también unos dispositivos automáticos.

Lubricación de las cadenas 1

Frecuencia de lubrificación

y su caudal son a establecer con los probadores de lubricantes.

¿ Donde lubricar ?

Véase los esquemas:

  • Longitudinalmente, en la zona de la cadena donde las articulaciones no soportan carga, para que la penetración del lubricante sea más fácil.
  • Transversalmente, entre las placas para que el lubricante penetre entre las placas interiores, rodillos y piñones.
donde lubricar

El producto debe ser adaptado a las condiciones de funcionamiento:

Temperatura (°C) Grado de viscosidad recomendado: ISO-VG
-15 < T < 0 15 à 32
0 < T 50 46 à 150
50 < T < 80 220 à 320

En general un buen aceite mineral sin detergente es suficiente. La viscosidad debe coincidir con las temperaturas de uso reflejadas en la tabla más arriba.
El usuario debe conseguir un equilibrio entre lubricante de muy baja viscosidad que no se centrífuga al funcionar y un lubricante de muy alta viscosidad que no pueda penetrar entre las articulaciones.
Para casos especiales y en particular cuando la lubricación no sea posible, por favor consultar.
Salvo recomendación nuestra, el uso de grasa como lubricante está totalmente desaconsejado.

elit. sed mattis suscipit ultricies Lorem leo ipsum fringilla